EL BOTIQUIN CUANDO VAMOS DE VIAJE

Es importante crear un botiquín individualizado teniendo en cuenta: donde viajamos, cuanto tiempo dura el viaje, que tipo de viaje realizamos y si las personas que viajan padecen enfermedades.

El botiquín de viaje debe ser resistente y ligero. Debe protegerse del sol y la luz. Los medicamentos deben esta etiquetados y conservarlos junto con el prospecto y la fecha de caducidad. Es aconsejable llevar algunas dosis encima por si perdemos la medicación.

Material necesario para hacer curas

Material de autoprotección: guantes de látex o vinilo para realizar las curas y/o toallitas de alcohol para limpiarnos las manos antes de hacer una cura.

Material de curas:

  • Pinzas lisas para extraer objetos clavados en las heridas.
  •  Suero fisiológico para limpiar la herida/quemadura.
  • Antiséptico para desinfectar y prevenir la infección de las heridas/quemaduras.
  • Gasas para limpiar y cubrir las heridas o quemaduras de distintas medidas
  • Esparadrapo para fijar las gasas o las vendas.
  • Tiritas o apósitos para proteger las heridas/quemaduras de distintas medidas.
  • Tijeras de punta redonda para cortar las tiritas, vendas y otros materiales de cura.
  • Jeringas y agujas esterilizadas.

Material protección heridas y traumatismos: Vendas para fijar apósitos e inmovilizar diferentes partes del cuerpo de distintas medidas.

Medicamentos basicos de un botiquin de viaje

Analgésicos/antitérmicos: para tratar la fiebre, el dolor de cabeza, los dolores óseos y musculares.

Antiinflamatorios: Para tratar los procesos inflamatorios (esguinces, golpes, etc..)

Antiácidos: Para tratar la acidez gástrica y los trastornos de la digestión.

Laxantes: Para tratar el estreñimiento.

Tratamiento alergias:

  • Antialérgicos/antihistamínicos, para tratar reacciones alérgicas picaduras de insectos, ingesta de alimentos, etc.
  •  Antipruriginoso: para el alivio del picor.

Tratamiento diarrea:

  • Antidiarreicos, no tomar en caso de fiebre o deposiciones con sangre. En estos casos debe consultarse al médico.
  • Rehidratación oral, en caso de episodios de diarrea y/o vómitos

Antieméticos: para tratar el mareo de los viajes y los vómitos.

Antibióticos: para tratar procesos infecciosos (consultar al médico)

Otros complementos necesarios para viajes a países tropicales y/o exóticos:

Certificado internacional de vacunación: debe actualizarse en los Centros de Vacunación Internacional

Potabilizadores de agua: derivados del yodo (tintura de yodo al 2%)

Protección solar: cremas solares con factor de protección solar alto.

Repelente de insectos: Repelentes con un espectro de protección amplio.

Medicación antipalúdica: Medicación para la protección de la malaria.

Preservativos: Para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Tela mosquitera: Para evitar las picaduras de insectos en el interior de las casas.

CONSEJOS BASICOS PARA UN VIAJE SEGURO

El viaje debe prepararse con una antelación mínima de un mes y medio.

Los enfermos crónicos que habitualmente toman medicación deben visitar al médico de cabecera para garantizar que tienen suficiente medicación o que esta se puede adquirir en el país de destino.

Actualizar el calendario de vacunas y consultar los Centros de Vacunación Internacional para saber que vacunas son obligatorias y/o recomendables.

Informarse sobre el sistema local de asistencia sanitaria y conocer la cobertura de nuestro seguro. Puede ser necesario contratar un seguro médico para el viaje.

En el trópico la ropa tiene que ser de fibras naturales (algodón, lino), ligera, no ajustada y de colores claros. El calzado tiene que ser cerrado, cómodo y transpirable.

El botiquín debe contener material de curas y medicamentos para síntomas menores como analgésicos, antihistamínicos, antidiarreicos, etc. Consulte al farmacéutico.

Utilizar agua embotellada o bien tratada para beber, cepillarse los dientes, lavar los alimentos, etc.

No tomar cubitos de hielo que no estén preparados con agua segura.

Lavarse las manos antes y después de comer, de manipular alimentos, de ir al baño.

No comer nada crudo.

Evitar los zumos de frutas naturales y las ensaladas. Solo se puede comer fruta si la pelamos personalmente.

Evitar los helados, la repostería y cualquier derivado lácteo que no este tratado debidamente.

En los países tropicales, la exposición al sol puede provocar importantes insolaciones. Deben aplicarse cremas solares de alta protección cada 2 horas y protegerse del sol con sombrero y gafas.

El calor y la humedad excesivos pueden provocar deshidratación, un golpe de calor y agotamiento. Para evitarlo, se tienen que beber muchos líquidos.

Llevar manga larga y pantalones largos, colores claros y evitar los perfumes intensos, que atraen a los mosquitos.

Proteger las partes del cuerpo que no están cubiertas con repelentes de insectos. Para saber cuál es el más adecuado, consulte al farmacéutico.

Proteger la cama, las ventanas y las puertas de la casa con telas mosquiteras.

Evitar el contacto con cualquier animal y llevar botas y pantalones largos para prevenir la transmisión de enfermedades a través de mordeduras.

Los baños en ríos y lagos de agua dulce pueden ser origen de enfermedades parasitarias, porque pueden estar infectados por larvas que penetran en la piel.

Los baños en el mar no implican riesgo de transmisión de enfermedades, pero deben tomarse medidas para protegerse de las picaduras de medusas, peces, dermatitis, etc.

En las zonas de gran altitud (más de 2.500 metros) la presión atmosférica disminuye y aparece la hipoxia (disminución del aporte de oxígeno a nuestros tejidos). Esta afección se conoce como “mal de altura” y se manifiesta con insomnio, ansiedad, cefaleas, etc. Para evitarlo se aconseja hacer un ascenso progresivo.

Para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual como hepatitis B, sífilis, sida, etc. Es imprescindible el uso del preservativo. Estas enfermedades también se pueden transmitir a través de la sangre o por el uso de material contaminado. Evitar compartir agujas, jeringas, cepillos de dientes, hojas de afeitar, etc.

El síndrome de la clase turista es la formación de un coagulo en las venas de las piernas durante viajes largos. Para evitarlo, debe activarse la circulación moviendo las piernas o andando para estirarlas.

Si se hace submarinismo deben pasar como mínimo 24 horas entre la última inmersión y el vuelo.

La malaria o el paludismo es una enfermedad extendida en la mayoría de países tropicales. Esta causada por un parasito (Plasmodium) que se transmite a través de la picadura de un mosquito (Anopheles)

Dentro del organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan a los glóbulos rojos.

Entre los síntomas del paludismo destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10-15 días después de la picadura del mosquito. Esta enfermedad puede ser grave y mortal porque se llega a alterar el aporte de sangre a los órganos vitales.

No existe ninguna vacuna para prevenir la malaria. Por eso es muy importante hace una buena prevención de las picaduras de los mosquitos (sobre todo por las tardes y de madrugada) y tomar los medicamentos preventivos indicados en los Centros de Vacunación Internacional antes, durante y después del viaje.

Si durante o después del viaje aparecen síntomas de paludismo, como fiebre, sudores y vómitos, pese a tomar la medicación preventiva, debe consultarse rápidamente al médico.