El estrés y la ansiedad provocan insomnio y, al mismo tiempo, este también es un causante de estrés. Las tres situaciones forman un círculo vicioso con consecuencias muy negativas para la salud.

No todas las personas reaccionan igual ante le estrés y la ansiedad.

ESTRÉS

El estrés es un proceso natural de activación del organismo que nos permite responder y adaptarnos a las situaciones nuevas, representen o no una amenaza o un peligro. A pesar de que es un sistema defensivo muy necesario para la vida, si la intensidad de la respuesta es desproporcionada o persistente, puede convertirse en un problema de salud muy limitante. El estrés es una de las causas más frecuentes de ansiedad.

CAUSAS DE ESTRÉS

Cualquier acontecimiento que genere una respuesta emocional puede causar estrés.

  • Situaciones positivas: el nacimiento de un hijo, casarse, etc.
  • Situaciones negativas: sobrecarga laboral, divorcio, conflictos familiares, etc.
  • Agentes físicos: el ruido, el dolor, etc.
  • Hábitos de vida incorrectos: alimentación inadecuada, abuso de excitantes, falta de sueño, etc.

SÍNTOMAS DE ESTRÉS

La sintomatología es muy variada, en función de cada persona, del entorno social y de los factores desencadenantes. Los síntomas se pueden manifestar a nivel:

  • Hormonal: puede afectar a las glándulas sexuales y producir alteraciones menstruales e impotencia, incluso caída temporal del cabello.
  • Físico: tensión muscular, sudoración, dolor de cabeza, insomnio, malestar digestivo, diarreas, vértigo, fatiga, taquicardia, temblores, etc.
  • Emocional: ansiedad, irritabilidad, miedo, cambios de humor, confusión, etc.
  • Pensamientos: excesiva autocrítica, dificultad para concentrarse, despistes, preocupación por el futuro, miedo al fracaso, etc.
  • Conductual: impulsividad, irritabilidad, llantos, aumento de consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, etc…

ANSIEDAD

A menudo se utiliza como sinónimo del éstres, puesto que en ambos casos se produce una reacción de activación fisiológica.

  • El estrés es un proceso más amplio de adaptación al medio.
  • La ansiedad es una reacción emocional de alerta ante una amenza.

La ansiedad es la reacción emocional más frecuente del estrés y la ansiedad elevada genera estrés. Aproximadamente un 10% de la población experimenta en alguna ocasión una crisis de ansiedad. La ansiedad afecta al doble de mujeres que de hombres.

SÍNTOMAS DE ANSIEDAD

La ansiedad puede manifestarse de diferentes maneras y con varias intensidades: ataques de pánico, fobias, trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad generalizada, etc.

Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad, pero la ansiedad generalizada y la angustia son los más comunes.

Trastorno de ansiedad generalizada

Las personas que sufren este trastorno presentan ansiedad y preocupación excesiva por las actividades que forman parte de su vida cotidiana. Cuando ese trastorno perdura en el tiempo, puede ser muy molesto y presentar los siguientes síntomas físicos:

  • Inquietud o impaciencia.
  • Fatiga.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Irritabilidad.
  • Tensión muscular.
  • Alteraciones del sueño.
  • Temblores, sudoración y sofocos.

Trastorno de angustia

El trastorno de angustia se caracteriza por la aparición de crisis de angustia, que provocan:

  • Inquietud persistente por la posibilidad de tener más crisis.
  • Preocupación por las implicaciones de las crisis o sus consecuencias.
  • Cambios en el comportamiento relacionados con las crisis, como evitar determinados lugares y situaciones como ir en metro, estar en lugares con mucha gente, etc.

La crisis de angustia es el síntoma principal del trastorno de angustia. Se caracteriza por la aparición repentina de miedo o malestar que se inicia bruscamente y llega a su punto máximo en los diez primeros minutos. Puede durar hasta una o dos horas con síntomas físicos como:

  • Opresión torácica, sensación de ahogo.
  • Taquicardia que se manifiesta como palpitaciones, sudoración, escalofríos o sofocos.
  • Temblores y tensión muscular.
  • Hiperventilación, que puede ir acompañada de una pérdida de conciencia.
  • Náuseas, mareos y desmayos.
  • Miedo de perder el control, de volverse loco, de morir, de sufrir un infarto, etc.

Consejos para superar las crisis de angustia

  • Es importante recordar que no se trata de un peligro fuerte ni grave y que no nos puede pasar nada malo o peor.
  • Intentar no alimentar el pánico con otros pensamientos negativos y dejar que el miedo vaya desapareciendo.
  • Procurar calmarse en la medida en que se pueda y dejar pasar la sensación de miedo.
  • Es conveniente practicar la respiración lenta y relajada.
  • A medida que desaparezcan los síntomas, hay que retomar las actividades lentamente intentando distraerse.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD

  • Realizar ejercicios de relajación.
  • Evitar la automedicación. En caso de tomar medicamentos para la ansiedad, hay que seguir estrictamente las pautas que prescriba el médico, siendo imprescindible la receta médica. Tener en cuenta que no se deben interrumpir bruscamente la toma de estos medicamentos.
  • Organizar el tiempo, es importante planificar las labores diarias priorizando las necesidades y creando expectativas reales y alcanzables.
  • Realizar actividades que permitan renovarse física y psicológicamente. Hay que dedicar cada día un rato a realizar actividades que sean relajantes y agradables como leer, escuchar música, hacer ejercicio físico que permita liberar tensiones. etc.
  • Hay que intentar no realizar las actividades cotidianas de forma acelerada.
  • Es importante tener pensamientos positivos, ya que poseen un efecto beneficioso sobre nuestro estado de ánimo
  • Hay que seguir una dieta equilibrada y reducir al máximo las sustancias excitantes como la cafeína, la teína, y otras bebidas estimulantes, así como el alcohol, el cannabis y las drogas de síntesis.
  •  Evitar la sobrecarga de obligaciones.
  • Compartir las emociones.
  • Anticipar y planificar las situaciones que puedan se estresantes.
  • Ordenar el espacio personal para lograr un ambiente confortable.
  • Es muy importante dormir las horas necesarias para estar descansado. El insomnio nos puede llevar a sufrir de ansiedad.

TRATAMIENTOS

NO farmacológicos:

  • Hábitos saludables.
  • Psicoterapia para modificar los factores emocionales, de pensamiento y de conducta.

Farmacológicos:

  • Medicamentos: antidepresivos y ansioliticos. Las benzodiazepinas son medicamentos útiles para tratar el estrés, el insomnio y la ansiedad. Deben tomarse siguiendo estrictamente las indicaciones del médico, porque provocan dependencia y tolerancia.
    • El efecto depresor de las benzodiazepinas es sumatorio con el de otros sedantes.
    • La cimetidina, el disulfiram, la isoniazida y los estrógenos aumentan los niveles plasmáticos de las benzodiazepinas. Los antiácidos pueden disminuir su absorción.
    • El metabolismo de las benzodiazepinas puede quedar incrementado por el consumo de tabaco.
    • Las benzodiazepinas pueden aumentar los niveles plasmáticos de fenitoína o digoxina y producir una reducción del efecto antiparkinsoniano de la levodopa.
    • La interrupción brusca de las benzodiazepinas puede venir acompañada de un período de insomnio, irritabilidad, ansiedad generalizada, cefaleas, síntomas gastrointestinales, etc.
    • La supresión de las benzodiazepinas debe realizarse de forma lenta y paulatina para evitar sintomatología ansiosa de rebote o cuadros de abstinencia.
    • El síndrome de abstinencia grave solo se da en personas que reciben dosis altas durante largos períodos de tiempo.
    • El alprazolam (Trankimazin) se asocia con un síndrome de abstinencia más severo.

     

  • Plantas medicinales: Valeriana (ansiolítico, hipnótico, sedante, miorrelajante, reparador del sueño), Pasiflora (Sedante+++, ansiolítico, antiespasmódico, tatamiento taquicardia y HTA), Melisa (sedante, antiespasmódico), Espino blanco (sedante, cardioprotector), Amapola de California (sedante, hipnótico, miorrelajante) Ginkgo, Rhodiola, Eleuterococo, etc.Plantas medicinales
  • Medicamentos homeopáticos.

Fitoterapia para tratar la ansiedad

Pasiflora

Pasiflora o Flor de la pasión

Ansiedad con síntomas cardíacos: (palpitaciones, arritmia, taquicardia, HTA):

Ansiedad con síntomas digestivos:

  • Melisa
  • Pasiflora

Ansiedad con insomnio:

  • Amapola de California
  • Valeriana

INSOMNIO

Insomnio

El sueño es absolutamente necesario para mantener un perfecto equilibrio físico y psíquico y para afrontar con energía las actividades cotidianas. El patrón del sueño se va modificando con la edad, como en el caso de la gente mayor, que a menudo sufre de insomnio. En cada momento de la vida hay que dormir las horas necesarias. La mayoría de las personas necesitan entre 7 y 8 horas de sueño cada  noche. Cuando una persona tarda más de 30 minutos en dormirse o duerme menos de 6 horas se considera que sufre insomnio. Los problemas de insomnio son más frecuentes en mujeres y aumentan con la edad. El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño. El 10% de la población mundial sufre insomnio. El insomnio transitorio afecta al menos al 40% de la población.

Según cómo se manifieste puede ser:

  • Insomnio de conciliación: dificultad para conciliar el sueño.
  • Insomnio de mantenimiento: dificultad para mantenerse dormido.
  • Despertar precoz: despertarse demasiado pronto.

CAUSAS DE INSOMNIO

  • Malos hábitos de sueño o de estilo de vida.
  • Alteraciones en el ritmo normal de vida por problemas familiares, laborales, financieros, etc.
  • Desórdenes emocionales: estrés, ansiedad, depresión, etc.
  • Enfermedades: artritis, úlcera gástrica, hipertiroidismo, dificultad respiratoria, fiebre, etc.
  • Consumo de alcohol, tabaco y ciertos medicamentos.
  • Jet-lag.

CONSECUENCIAS DEL INSOMNIO

Irritabilidad, cansancio, deterioro de la memoria, falta de concentración, pérdida de motivación, somnolencia, etc.

MEDIDAS PREVENTIVAS DEL INSOMNIO

  • Regular los horarios, a la hora de acostarnos y de despertarnos hay que intentar seguir los mismos horarios y adoptar un hábito regular.
  • Evitar las sustancias excitantes como la cafeína antes de irse a dormir. Hay que intentar tomarla solo por la mañana y en cantidades limitadas.
  • Debe evitarse beber alcohol y fumar por lo menos cuatro horas antes de acostarse. La ingesta excesiva de alcohol, aunque produzca somnolencia, es causa frecuente de despertares nocturnos.
  • Dormir solo las horas que sean necesarias y no más de ocho.
  • Debe procurarse tomar una cena ligera una o dos horas antes de acostarse y evitar las comidas copiosas. Tampoco es aconsejable irse a dormir con hambre. En estos casos, un vaso de leche tibia puede ayudar a conciliar el sueño
  • El ejercicio físico es recomendable para liberar tensiones y cansarnos físicamente, pero evitar realizarlo antes de acostarse, al menos 2 horas antes de irse a dormir.
  • Realizar actividades relajantes antes de irse a dormir, como escuchar música suave, leer, hacer meditación, etc.
  • Es conveniente realizar rituales antes de acostarse. Un baño caliente puede resultar muy relajante.
  • No es aconsejable dormir durante el día ni hacer la siesta.
  • Mantener la habitación donde se duerme con un ambiente tranquilo y relajado (sin ruido, con una temperatura de unos 20ºC, sin exceso de luz, etc.)
  • Ir a dormir con la vejiga urinaria vacía.
  • Ir a dormir habiendo dejado de pensar en las preocupaciones del día.
  • Hay que dormir con ropa cómodo que no moleste.
  • En lo posible, hay que intentar tomar los medicamentos diuréticos durante el día para evitar despertarse por la noche.
  • En caso de tomar medicamentos para otras patologías, descartar que el insomnio no sea consecuencia de un efecto adverso de alguno de estos medicamentos. Consulte a su farmacéutico.
  • Si el motivo del insomnio es el dolor, debe consultar a su médico para tratarlo.
  • En caso de tomar medicamentos para dormir, hay que intentar que sea durante un tiempo limitado y siempre siguiendo las indicaciones del médico y/o farmacéutico.

TRATAMIENTO DEL INSOMNIO

El insomnio puede tratarse realizando sencillos cambios en los hábitos de vida y tomando productos medicinales que no requieren receta médica.

La melatonina ayuda a dormir y recuperar el ritmo de sueño y vigilia cuando hay desajustes horarios por jet-lag o turnos laborales.

Fitoterapia para tratar el insomnio acompañado de ansiedad

Amapola de California

Amapola de California

En general podemos considerar la Amapola de California como el fitoterápico de elección, aunque dependiendo de si la sintomatología es cardíaca (miedo, pánico, opresión torácica) podemos combinarla con el Espino blanco, si es de tipo neurológico (espasmofilia, nerviosismo, parálisis) con Pasiflora y si es de tipo muscular (dolores cervicales, bloqueo espalda, contracturas) con Valeriana.

Si con estas medidas no se produce una mejoría, hay que consultar al médico, quien podrá instaurar un tratamiento con medicamentos hipnóticos, ansiolíticos y antidepresivos.