Unas consideraciones interesantes antes de abordar la deshabituación tabáquica son:

* La concentración de algunos elementos tóxicos de la polución de las ciudades es 400 veces inferior a la concentración de contaminantes que se desprenden del humo del tabaco.

∗ Los cigarrillos light son igual de peligrosos que los normales porque contienen los mismos componentes nocivos.

∗ A parte de los cigarrillos, el resto de formas de fumar tabaco son igualmente adictivas y perjudiciales para la salud (puritos, pipa, etc)

∗ Estudios recientes demuestran que, contrariamente a la creencia existente, el tabaco de liar es tan perjudicial como el manufacturado y es más adictivo.

∗ Las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos o están embarazadas multiplican los riesgos de complicaciones a causa del tabaco.

EL DECÁLOGO PARA DEJAR DE FUMAR

El instrumento más efectivo para dejar de fumar es la motivación y la voluntad del propio fumador. Para garantizar un mayor éxito, desde la farmacia te podemos informar sobre recursos y estrategias para combatir las situaciones difíciles y darte el apoyo psicológico necesario. Hay una serie de pasos muy útiles:

1. Conocer el grado de motivación para dejar de fumar.

Elaborar un listado con los motivos para dejar de fumar y repasarla repetidamente como preparación psicológica. Puede ser útil realizar el Test de Richmond.

2. Conocer el grado de dependencia de la nicotina.

Analizar el propio hábito contando los cigarrillos fumados para saber cuándo, cómo y por qué se fuman. Una buena opción es realizar el de Test de Fagerström.

3. Comunicar el propósito.

Informar de la intención de dejar el tabaco a la gente próxima para obtener su soporte y colaboración.

4. Escoger una fecha para dejarlo.

Establecer un «día D». Hay más probabilidades de éxito si se deja de golpe.

5. Tomarlo con tranquilidad.

El primer día se debe decidir sencillamente que no se fuma más ese día, no pensar que no se fumará nunca más. Los primeros días hay que tomárselos con tranquilidad: hacer ejercicio, beber mucha agua y zumos de frutas.

6. Apartar todo lo relacionado.

Retirar del entorno todo aquello relacionado con el hábito de fumar (cigarrillos, ceniceros, mecheros, etc).

7. No ir a los sitios que nos provoquen. 

Evitar los lugares y las situaciones que recuerden o inciten a fumar.

8. Combatir el síndrome de abstinencia.

Cuando se deja de fumar, pueden aparecer algunos síntomas cuya intensidad dependerá de la cantidad de cigarrillos que se fuman y de lo habituado que está el organismo a la nicotina. Este conjunto de síntomas es lo que se llama síndrome de abstinencia, y se origina por una reacción del organismo a la falta de la nicotina. Generalmente estos síntomas duran entre 3 y 4 semanas y posteriormente desaparecen. Se aconseja diseñar un plan con estrategias para minimizar los síntomas desagradables y evitar fumar. Ante cada uno de los síntomas siguiente debemos plantearnos una serie de técnicas que contrarresten los mismos. Seguiremos en estos casos la relación inversa causa-efecto, es decir ante un efecto determinado combatiremos la causa que lo provoca.

  • Ganas intensas de fumar.
  • Nerviosismo e irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Aumento del hambre y peso.
  • Estreñimiento.
  • Dificultad de concentración.
  • Insomnio.
  • Cansancio.
  • Desánimo.
  • Dolor de cabeza.

Además, existen unos medicamentos que reducen las ganas de fumar y hacen que el síndrome de abstinencia sea menos intenso.

9. Las ganas de fumar no son eternas.

Hay que tener presente que por fuerte que sea la dependencia, las ganas de fumar no son para siempre. Cuando las ganas de fumar sean irresistibles la solución es esperar de 3 a 5 minutos, analizar los motivos porque lo has dejado, tomar algún sustitutivo del tabaco, realizar actividades que hagan difícil fumar y/o hacer técnicas de relajación.

10. Ser optimista.

La máxima a adoptar para dejar de fumar es: «pensar que después de la primera calada cuando pensamos que lo hemos dejado ya nos convierte de nuevo en fumadores». Por tanto, siempre debemos evitar esa «primera calada».

  • ¿Qué causas pueden provocar una recaída durante los primeros 15 días después de dejar de fumar?
    1. Que el tratamiento que sigues no sea el adecuado. Es recomendable consultar al médico o farmacéutico para una mejora o cambio de tratamiento.
    2. Si tu motivación para dejar de fumar no es muy alta. Compruébalo con el test de Richmond.
    3. Que no sea el momento más adecuado para dejar de fumar. En fumadores que necesitan fumar para estimularse, es conveniente esperar una época de vacaciones o de bajo estrés para dejarlo. Los fumadores que sólo fuman cuando están relajados, el mejor momento para dejarlo es una época de mucho trabajo.
    4. Cuando hay algún miembro de la familia que es fumador es más fácil recaer. Se deben pactar espacios libres de humo y pedir su colaboración.
    5. Cuando algún amigo te ofrece un cigarrillo y no puedes rechazarlo. Pide la colaboración de tus amigos de manera que no te ofrezcan más tabaco hasta que seas capaz de controlarte.
  • ¿Qué causas pueden provocar una recaída durante el primer mes o mes y medio después de dejar de fumar?
    1. No sustituir temporalmente los hábitos asociados con el tabaco por otro tipo de actividades.
    2. Perder la confianza en ti mismo. No te desanimes y piensa en tus motivos para dejar de fumar.
    3. Algún problema social o familiar que te ha hecho recaer. No te desanimes y vuelve a intentarlo más adelante.
    4. Pensar que por fumar uno no pasa nada, y así uno tras otro. Esto se llama fantasía de control. Piensa que tú nunca podrás controlar el tabaco, sino al contrario, el tabaco siempre te controlará a ti.
    5. Has engordado mucho. Cuando se deja de fumar podemos engordar un máximo de 2,5 o 3 kg. Es muy importante vigilar la dieta, no picar entre horas y hacer ejercicio.
  • ¿Qué causas pueden provocar una recaída posterior a los 3 meses después de dejar de fumar?  

De nuevo la fantasía del control, pensar que por fumar uno no pasa nada, el tabaco nunca se puede controlar, porque es una sustancia que crea adicción. La nicotina del tabaco es tan adictiva como la cocaína o la heroína. Caer en la tentación de fumar un cigarrillo durante el proceso de dejar de fumar se traduce en un 80% de probabilidades de iniciar una recaída.

Se considera que una persona ha dejado de fumar con éxito a partir de los 12 meses de abstinencia absoluta.

PRODUCTOS DESHABITUACIÓN TABÁQUICA

El síndrome de abstinencia es pasajero y desaparece al cabo de 2-3 semanas. Si se utiliza un tratamiento farmacológico las probabilidades de éxito se duplican. La medicación aconsejable son sustitutivos de la nicotina, se pueden encontrar como chicles, parches, comprimidos para chupar…

Chicles

  • Existen dos presentaciones: 2 mg y 4 mg de nicotina.
    • Dependencia alta o moderada de la nicotina → chicles de 4 mg.
    • Dependencia baja de la nicotina → chicles de 2 mg.

Probar pautas de dosificación fijas (1 chicle cada hora mientras se está despierto). No pasar de 30 chicles de 2 mg al día ni de 20 chicles de 4 mg al día. Reducir gradualmente después de 3 meses

  • Instrucciones
    • Masticar lentamente el chicle de 5 a 10 veces hasta notar un sabor amargo o picante.
    •  A partir de este momento, no se tiene que seguir masticando y se tiene que colocar entre la parte interior de mejilla y la encía durante 1-2 minutos hasta que desaparezca el sabor fuerte.
    • A continuación se tiene que volver a masticar y se tiene que repetir este ciclo hasta que desaparezcan las ganas de fumar o se acabe el chicle. Normalmente, la duración del chicle es de 30 minutos. Se tiene que ir cambiando el lugar de colocación del chicle.
    • Se recomienda no tomar bebidas ácidas (café, zumos de fruta natural, refrescos artificiales, etc.) desde 15 minutos antes o mientras se está masticando el chicle porque interfiere en la absorción de la nicotina.
  • Efectos secundarios

Molestias gástricas (suelen indicar que el chicle se ha masticado demasiado rápido), salivación abundante, molestias dentales, ardor de estómago, hipo o dolor en la mandíbula. Consultar al médico o al farmacéutico.

  • Precauciones/Contraindicaciones:
    • Enfermedad coronaria.
    • Embarazo (valoración médica de la relación riesgo-beneficio)

Comprimidos

  • Existen varias presentaciones: 1 mg, 2 mg y 4 mg de nicotina.

Probar pautas de dosificación fijas ( 1 comprimido cada 1-2 horas mientras se está despierto). No pasar de 25 comprimidos al día. Reducir gradualmente después de 3 meses.

  • Instrucciones
    • Chupar lentamente el comprimido hasta notar un sabor amargo o picante.
    • A partir de este momento, no se tiene que seguir chupando y se tiene que colocar entre la parte interior de la mejilla y la encía durante 1-2 minutos hasta que desaparezca el sabor fuerte.
    • A continuación se tiene que volver a chupar y se tiene que repetir esta ciclo hasta que desaparezcan las ganas de fumar o se acabe el comprimido. Normalmente, la duración del comprimido es de 30 minutos. Se tiene que ir cambiando el lugar de colocación del comprimido dentro de la boca.
    • Se recomienda no tomar bebidas ácidas (café, zumos de fruta natural, refrescos artificiales, etc.) desde 15 minutos antes o mientras se está chupando porque interfiere en la absorción de la nicotina.
  • Efectos secundarios

Hipo, úlceras y otras molestias bucales. Normalmente son leves y autolimitadas. Consultar al médico o al farmacéutico.

Parches de nicotina

Se trata de un dispositivo transdérmico cargado de nicotina (la concentración y la velocidad de absorción varían según el fabricante).

  • De 24 horas.
  • De 16 horas.
  • Instrucciones
    • Se tienen que empezar a utilizar el día que se deja de fumar.
    • Para conseguir una correcta adhesión, se tiene que aplicar sobre la piel sin pelo de una zona que no sude demasiado y que esté libre de productos como las lociones hidratantes (preferentemente, en la zona del tórax). Presionar durante 10 segundos.
    • Retirar el parche: quitar el parche cada día. Si es un parche de 16 horas, se quita por la noche; si es de 24 horas, al día siguiente por la mañana.
    •  Colocación de un nuevo parche: cada día por la mañana se tiene que aplicar el nuevo parche en un punto distinto para no irritar la piel. Se aconseja realizar una rotación de 7 días entre espalda, brazos, abdomen y caderas.
  • Efectos secundarios
    • El parche puede irritar la piel en un 50 de los casos. Suele ser una irritación leve y desaparece pasados unos días. Para reducir la posible irritación puede ser útil airear el parche durante 2 o 3 minutos una vez se haya retirado el protector adhesivo, antes de adherirlo a la piel.
    • Otros: dolor de cabeza, mareo, palpitaciones, nauseas. Raramente puede producir otros síntomas como dolores musculares.
    • Si se utiliza un parche de 24 horas y aparece insomnio, se aconseja quitarlo antes de irse a dormir o pasarse al parche de 16 horas.
    • Si se sigue un tratamiento con parches no se puede fumar (ni siquiera después de haber quitado el parche).
  • Precauciones/Contraindicaciones:
    • Enfermedad coronaria.
    • Embarazo (valoración médica de la relación riesgo-beneficio)

Tanto el chicle como el comprimido permiten realizar una dosificación personalizada, adaptable a la dependencia y a las necesidades del paciente. Presentan una absorción rápida que reduce las ganas de fumar inmediatamente. Durante el tratamiento se reduce el aumento de peso que se produce cuando se deja de fumar.

Los parches gracias a una tecnología transdérmica avanzada, proporcionan una liberación constante y controlada de nicotina durante 24 horas. Como se libera durante todo el día, proporciona una mayor calidad del sueño: más horas de sueño profundo y reparador. Reduce el síndrome de abstinencia por las mañanas. La concentración constante de nicotina evita la exposición del paciente a altos y bajos, aliviando el síndrome de abstinencia y evita el riesgo de sobredosificación de otras presentaciones. Tienen un alto perfil de seguridad y buena tolerancia.

Las tres presentaciones incrementan entre el 50 y el 70% las probabilidades de dejar de fumar.

Bupropión (Zyntabac®) y Vareniclina (Champix®)

Son medicamentos que actúan sobre los mismos receptores cerebrales de la nicotina reduciendo la necesidad de fumar y previniendo las recaídas.

Requieren prescripción médica y se reservan para fumadores con dependencia alta, procesos de recaída previos y/o un nivel de ansiedad alto.

  • Bupropión
    • Instrucciones
      • Dejar de fumar después de 1-2 semanas de inicio del tratamiento.
    • Dosis/Duración
      • Los 6 primero días: 1 comprimido de 150 mg cada mañana.
      • A partir del 7º día: 1 comprimido de 150 mg 2 veces al día, separando las dosis por lo menos 8 horas entre ellas y tomando el último por lo menos 4 horas antes de ir a dormir.
      • Durante la 2ª semana de tratamiento: se tiene que dejar de fumar definitivamente.
      • Prolongar el tratamiento entre 7 y 9 semanas más.
    • Efectos secundarios
      • Insomnio, boca seca, dolor de cabeza.
    • Precauciones/Contraindicaciones:
      • Antecedentes de convulsiones.
      • Trastorno bipolar.
      • Trastornos alimentarios: bulimia y anorexia nerviosa.
      • Embarazo y lactancia.
      • Cirrosis hepática. Alcoholismo.
      • Menores de 18 años.
  • Vareniclina
    • Instrucciones
      • Iniciar el tratamiento 1-2 semanas antes de dejar de fumar.
      • Los comprimidos deben tragarse enteros con agua.
    • Dosis/Duración
      • Del 1r al 3r día: 0,5 mg 1 vez al día (por la mañana).
      • Entre el 4º y el 7º día: 0,5 mg 2 veces al día (por la mañana y por la tarde).
      • A partir del 8º día hasta el final del tratamiento: 1 mg 2 veces al día (por la mañana y por la tarde).
      • Duración del tratamiento: 12 semanas.
      • Durante la 2ª semana de tratamiento: se tiene que dejar de fumar definitivamente.
      • En el caso de pacientes que al final de las 12 semanas han conseguido dejar de fumar con éxito, se puede considerar la posibilidad de seguir un tratamiento adicional de 12 semanas con una dosis de 1 mg,  2 veces al día.
    • Efectos secundarios
      • Insomnio y sueños anómalos, náuseas (sobre todo al principio del tratamiento), vómitos, estreñimiento.
    • Precauciones/Contraindicaciones:
      • Evitar el uso concomitante con la cimetidina.
      • Embarazo y lactancia.
      • En caso de insuficiencia renal grave, reducir la dosis.
      • Menores de 18 años.