La diarrea es la eliminación frecuente de heces sueltas y acuosas que pueden contener además pus, sangre o una cantidad excesiva de grasa. Siempre es un síntoma de alguna enfermedad subyacente y además se presentan otros síntomas como espasmos abdominales, vómitos  y debilidad generalizada.

Cuando no se trata una diarrea puede provocar deshidratación  y desequilibrio electrolítico, por lo que esta indicado un tratamiento sintomático mientras se llega al diagnostico exacto.

Evitar infecciones y contagios

Para evitar este trastorno es muy conveniente lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de ir al baño y antes de las comidas y desechar alimentos que ofrezcan poca seguridad higiénica. Hay que procurar que los niños no se pongan objetos en la boca. 

Al viajar a zonas en las que existe el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, deben tomarse una serie de precauciones como utilizar únicamente agua embotellada para beber y enfriar siempre con cubitos de hielo con cierta garantía. Es importante estar atentos en el consumo de productos lácteos, así como frutas, verduras, mariscos y carnes poco hechas.

Fármacos que pueden producir diarrea

  • Agentes antiinfecciosos
    • Antibióticos betalactámicos: Ampicilina, amoxicilina/acido clavulánico, piperacilina, cefazolina, ceftriaxona…
    • Antibióticos macrólidos: Eritromicina, claritromicina, azitromicina, roxitromicina.
    • Tetraciclinas: Doxiciclina, oxitetraciclina, tetraciclina, minociclina.
    • Otros: Cloranfenicol, clindamicina, nitrofurantoína, clotrimazol.
  • Agentes con actividad colinérgica: Neostigmina (Neostigmina Braun, Prostigmine), piridostigmina (Mestinon), edrofonio (Anticude), donepezilo (Aricept, Donebrain, Lixben, Yasnal), rivastigmina (Exelon, Prometax)
  • Agentes antihepertensivos: Metildopa (Aldomet), captopril (Capoten), lisinopril (Prinivil, Zestril)
  • Antiacidos y protectores de la mucosa gástrica
    • Antiácidos: Sales de magnesio (Acyline)
    • Protectores de la mucosa gástrica: Misoprostol (Cytotec)
    • Inhibidores de la bomba de protones (Omepazol, esomeprazol (Axiago, Nexium), pantoprazol, rabeprazol (Pariet)
    • AntiH2: Cimetidina (Tagamed), ranitidina
  • Agentes antiartríticos: Aurofina (Ridaura), leflunomida (Arava)
  • Agentes antigotosos: Colchicina (Colchicine, Colchimax)
  • Agentes procinéticos: Metoclopramida (Primperan, Aeroglat), cleboprida (Flatoril, Cleboril), cinitaprida (Blaston, Cidine), domperidona (Motilium)
  • Laxantes
    • Formadores de masa: Semilla de Plantago ovata (Plantaben, Plantago ovata)
    • Emolientes y/o lubrificantes: Docusato de sodio (Docuxen, Laxvital), aceite de parafina
    • Agentes osmóticos: Sales de magnesio, lactulosa (Duphalac), lactitol (Emportal, Oponaf), glicerol
    • Agentes estimulantes o irritantes: Cáscara sagrada (Fave de Fuca, Zeninas), bisacodilo (Dulcolaxo), fenolftaleína, aceite de ricino
  • Agentes inmunosupresores: Ciclosporina (Sandimmun) microfenolato de mofetil (Cellcept), infliximab, tacrolimús (Advagraf, Prograf)

Consecuencias

Recuperación del organismo

  • Durante el proceso diarreico agudo es conveniente hacer reposo.
  • Para evitar sufrir una deshidratación, es muy importante beber líquidos abundantes. Se recomienda beber agua (puede añadirse zumo de limón), infusiones (manzanilla, tomillo, etc.), agua de arroz o de zanahoria y suero de rehidratación oral. Para garantizar una buena rehidratación y tolerancia de los líquidos ingeridos, hay que tomarlos en pequeñas cantidades, a pequeños sorbos, pero con mucha frecuencia a lo largo de todo el día. Si las diarreas (y/o los vómitos) son importantes, es necesario beber entre 1 y 3 litros de líquido al día.

Deshidratción

  • Se ha de procurar la reparación intestinal incorporando la alimentación adecuada. Cuando ya se toleren los líquidos y las deposiciones sean inferiores a 3-4 al día, hay que empezar progresivamente a ingerir alimentos suaves y astringentes, como manzana al horno, hervida o rallada, plátano, membrillo, arroz hervido, zanahoria hervida, caldo vegetal sin aceite, pan blanco tostado, huevo duro o yogur. Cuando la diarrea mejore, pueden introducirse alimentos como patata hervida, verduras con aceite, pan integral, frutas, leche de almendras, pescado a la plancha, hervido o al horno, pechuga de pollo a la plancha. Deben tomarse preferiblemente alimentos blandos o triturados, repartirse en varias tomas poco abundantes y no deben estar ni muy fríos ni muy calientes. Durante los días que se padece diarrea y hasta unos días después, no se recomienda comer ni beber:
    • Leche y sus derivados
    • Carne con mucha grasa
    • Dulces y helados
    • Alimentos ricos en fibra como frutas crudas y verduras
    • Café
    • Bebidas de cola y otros refrescos
    • Fritos
    • Picantes
  • Para mejorar las molestias anales producidas por la irritación de la piel, se pueden tomar baños fríos y utilizar toallitas húmedas como medida de higiene.

Tratamiento

  • En caso de diarrea, hay que evitar automedicarse (antidiarreicos, antibióticos), salvo por recomendación del médico. Los antidiarreicos posibles son la Loperamida y la Belladona que no se deben tomar en caso de alergia a los opioides, y la Ispagula.
  • Si se conoce la causa, se debe seguir el tratamiento etiológico.
  • En las diarreas que van acompañadas de fiebre alta persistente, sangre, moco o pus en las deposiciones, o dolor abdominal continuo, hay que consultar al médico.
  • La toma de probióticos específicos para la situación ayuda a restablecer la flora intestinal antes y acorta la duración del proceso diarreico, tanto si es por el uso de antibióticos o incluso si es de tipo infeccioso.