Características diferenciales de las cefaleas y tipos de actuaciones

Según el tipo de dolor y síntomas asociados existen posibles causas de las cefaleas:

  • Pérdida de fuerza o movilidad de los brazos, piernas o cara, dolor de cabeza fuerte acompañada de rigidez de cuello, vómitos, fotofobia, o la cefalea aparece después de recibir un golpe en la cabeza. Puede ser debida a un Ictus trombótico o hemorrágico, meningitis, hemorragia endocraneal,  hematoma cerebral o conmoción cerebral. En todos los casos se debe acudir urgentemente al hospital.
  • Sensación de peso alrededor de los ojos con congestión y mucosidad nasal puede ser debido a Sinusitis.
  • Dolor de cabeza que aparece después de leer, ver la TV o trabajar con pantallas de ordenador puede producirlo los problemas de vista.
  • Si recuerda a un casco que oprime la cabeza y se extiende hasta el cuello y aparece después de trabajar durante horas o de conducir se relaciona con ansiedad es la denominada Cefalea tensional.
  • En caso de aflicción intensa, pulsativa, acompañada de náuseas, vómitos, incluso con presencia de luces brillantes o manchas se trata de Migraña con o sin aura.
  • Cuando se trata  de deshabituaciones a la cafeína, al alcohol o al tabaco, etc… el síndrome de abstinencia provoca dolor de cabeza.
  • Si la cefalea está acompañada de fiebre y/o síntomas de resfriado y/o náuseas, vómitos o diarrea es debido a una gripe o resfriado.

Factores desencadenantes de las cefaleas primarias

Es muy importante reconocer y detectar cuáles son los factores desencadenantes de nuestras cefaleas. Nos podemos ver afectados por una combinación de factores que no siempre actúen del mismo modo. Evitándolos, podemos disminuir el número y la intensidad de las crisis de dolor de cabeza.

Migraña

Dieta

  • Ciertos alimentos: chocolate, quesos, frutos secos, alimentos con nitratos (carnes procesadas, beicon, salsas, salchichas, salami), alimentos que contienen glutamato monosódico (comida china, sopas, comida preparada en lata, platos muy condimentados, etc…), productos lácteos, frutas (plátano, cítricos, aguacate), pescado ahumado, etc…
  • Bebidas alcohólicas (sobre todo el vino tinto)
  • Cafeína: cuando se elimina la cafeína de manera repentina.
  • Ayuno: cuando se saltan comidas.

Estilo de vida

  • Cambios en los patrones de sueño: dormir en exceso o dormir poco.
  • Actividad física intensa.
  • Fatiga, estrés, ansiedad o nerviosismo: en el caso de la migraña, es más frecuente que aparezca cuando disminuye el estrés como, por ejemplo, en períodos de vacaciones o durante el fin de semana.
  • Tabaco.

Cambios hormonales

En aquellas situaciones en las que hay una fluctuación hormonal (períodos menstruales, píldoras anticonceptivas, ovulación).

Factores medioambientales

  • Exposición a olores, ruidos o luces fuertes.
  • Reducción de la presión atmosférica.
  • Temperaturas elevadas.
  • La humedad o la lluvia.
  • Cambios de altitud.

Cefalea tensional

  • Tensión emocional, estrés, ansiedad, sobrecarga muscular por malas posturas (trabajar con el ordenador, conducir, etc…)
  • Consumo de alcohol.
  • Cafeína (exceso o abstinencia).
  • Tensión ocular.
  • Consumo excesivo de tabaco.
  • Cansancio, fatiga o esfuerzo excesivo.
  • Problemas dentales.
  • Resfriado, gripe o sinusitis.

Cefaleas en brotes

  • Alcohol
  • Tabaco
  • Grandes alturas
  • Luz intensa
  • Esfuerzo físico
  • Calor
  • Alimentos ricos en nitritos ( como el cerdo y las carnes en conserva)
  • Ciertos medicamentos

Prevención y tratamiento de las cefaleas

¿Cómo se pueden prevenir las cefaleas?

1. Lo primero que se debe hacer es detectar los factores desencadenantes de las cefaleas. Para definirlos con la mayor exactitud posible, se puede elaborar el diario de las cefaleas que permite definir las características de las crisis de dolor de cabeza y tener un mejor control, esta herramienta también puede ser útil para el médico cuando deba realizar un diagnóstico. Evitando estos factores podemos disminuir el número y la intensidad de las crisis.

Diaria de cefaleas

 

2. Es importante mantener una regularidad horaria en los hábitos (en las comidas y en las horas de sueño) y llevar un estilo de vida saludable: hacer ejercicio físico moderado con regularidad, evitar el alcohol y el tabaco.

3. El estrés físico y psíquico es uno de los principales factores desencadenantes de las cefaleas. Como tratamientos preventivos existen preparados a base de plantas medicinales, homeopatía y/o aromaterapia. También se pueden realizar una serie de técnicas como: biofeedback, técnicas de relajación, psicoterapia, meditación y hipnoterapia. Estos tratamientos no tienen una eficacia científicamente probada, pero en muchos casos ayudan a mejorar la evolución de las cefaleas.

4. Para mejorar las situaciones de contractura muscular y desórdenes posturales y disminuir las tensiones musculares, se puede recurrir a los masajes y otras técnicas tipo pilates, manipulación manual de las vértebras, terapia miofascial, técnicas articulatorias suaves y de drenaje, acupuntura, yoga, etc…

5. Una vez ha empezado el dolor de cabeza puede ser favorable hacer reposo en un ambiente silencioso y tranquilo, manteniendo la cabeza quieta y apoyada para favorecer la relajación de la musculatura cervical.

  •  Para aliviar la migraña puede ser útil colocar una banda con efecto frío sobre la frente y hacer masajes en el cuero cabelludo, especialmente sobre los laterales de la frente.
  • Para aliviar la cefalea tensional puede ser útil colocar una banda de efecto calor sobre las cervicales para disminuir la tensión muscular.

¿Cómo podemos tratar las cefaleas?

Tratamientos inespecíficos: Medicamentos para aliviar el dolor: analgésicos y antiinflamatorios (salicilico, ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco, paracetamol). Para frenar la aparición de las cefaleas es muy importante tomar el tratamiento en una dosis efectiva cuando aparecen los primeros síntomas.Medicamentos dolor de cabeza

Tratamientos específicos:

  • En caso de las migrañas intensas existen unos medicamentos que actúan específicamente revirtiendo las alteraciones neurovasculares (medicamentos ergóticos y triptanes)
  • Para tratar las cefaleas tensionales también se pueden utilizar relajantes musculares.
  • Si atendemos a las cefaleas en brotes hay diferentes alternativas terapéuticas en función de la intensidad y la evolución de los síntomas: medicamentos antimigrañosos, cortisona, inhalación de oxígenos puro o inyecciones de dihidroergotamina.
  • Con fitoterapia como la migranela.

La elección del tratamiento debe ser individualizada y realizada por un médico.

Medicamentos preventivos: Se utilizan cuando las cefaleas son muy frecuentes y discapacitantes. El objetivo de estos medicamentos es reducir el número de crisis de dolor de cabeza y de medicamentos necesarios para tratarlas (medicamentos antidepresivos, beta bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio, neuromoduladores, etc…)

Es muy importante evitar la automedicación porque, si no se hace de una manera adecuada, puede hacer que la cefalea se convierta en crónica

.

Además de la medicación aconsejable, se puede utilizar métodos adicionales como:

  • Bolsas térmicas frío/calor.
  • Migrastick® y/o aceites esenciales (Cepharom®).
  • Migrasin® (enzima DAO)
  • Homeopatía y/o fitoterapia para tratar la ansiedad, el estrés y el insomnio como la pasiflora o la valeriana
  • Pomadas analgésicas en caso de la cefalea tensional asociada a la tensión de los músculos cervicales y de la espalda, por ejemplo flogoprofen.